10 nov. 2005

Gigantic Apes Coexisted with Early Humans, Study Finds

A gigantic ape standing 10 feet tall and weighing up to 1,200 pounds lived alongside humans for over a million years, according to a new study.

Fortunately for the early humans, the huge primate's diet consisted mainly of bamboo.

Scientists have known about Gigantopithecus blackii since the accidental discovery of some of its teeth on sale in a Hong Kong pharmacy about 80 years ago. While the idea of a giant ape piqued the interest of scientists – and bigfoot hunters – around the world, it was unclear how long ago this beast went extinct.

Precise dating

Now Jack Rink, a geochronologist at McMaster University in Ontario, has used a high-precision absolute-dating method to determine that this ape – the largest primate ever – roamed Southeast Asia for nearly a million years before the species died out 100,000 years ago during the Pleistocene period. By this time, humans had existed for a million years.

"A missing piece of the puzzle has always focused on pin-pointing when Gigantopithecus existed," Rink said. "This is a primate that co-existed with humans at a time when humans were undergoing a major evolutionary change. Guangxhi province in southern China, where some of the Gigantopithecus fossils were found, is the same region where some believe the modern human race originated."

Since the original discovery, scientists have been able to piece together a description of Gigantopithecus using just a handful of teeth and a set of jawbones. It may not be much, but the unusually large size of these teeth indicates they belonged to one big ape.

"The size of these specimens – the crown of the molar, for instance, measures about an inch across – helped us understand the extraordinary size of the primate," Rink said.

What happened?

Humans may have helped destroy the ape.

Further studies of the teeth revealed that the ape was an herbivore, and bamboo was probably its favorite meal. Some scientists believe that an appetite focused on bamboo combined with increasing competition from more nimble humans eventually led to the extinction of Gigantopithecus.

While most scientists agree that Gigantopithecus died out long ago, some people – Bigfoot, Sasquatch, and Yeti enthusiasts in particular – believe that this ape is the source of tales of giant, hairy beasts roaming the woods. These claims are not considered credible by mainstream scientists. There have been cases in which creatures are first known first by their fossil remains and later found living, such as the coelacanth – a type of fish thought to have died out millions of years ago until it was discovered swimming off the coast of Africa in 1938.

Researchers do not have a full skeleton for Gigantopithecus. But they can fill in the gaps and estimate its size and shape by comparing it to other primates – those that came before it, coexisted with it, and also modern apes. Currently, scientists are debating over how Gigantopithecus got around – was it bipedal or did it use its arms to help it walk, like modern chimpanzees and orangutans? The only way to answer this is to collect more bones.

Kansas abre sus aulas a la enseñanza del creacionismo

El Consejo de Educación de Kansas ha aprobado una propuesta que permitirá enseñar en los institutos la teoría del diseño inteligente (la nueva etiqueta del creacionismo) como una explicación científica de la vida. La propuesta fue aprobada el martes por seis votos a favor y cuatro en contra, lo que significa que a partir de ahora se enseñará en las aulas que existen "dudas razonables" sobre la teoría de la evolución formulada por Darwin en el siglo XIX.

La decisión del Estado de Kansas es una victoria para la derecha religiosa más recalcitrante. El diseño inteligente, defendido por el presidente de EE UU, George W. Bush, no es más que la nueva envoltura con la que los fundamentalistas cristianos presentan la vieja tesis del creacionismo bíblico y el rechazo a la teoría de la evolución formulada por Charles Darwin.

El Consejo de Educación no puede dictar qué se enseña a los alumnos de las escuelas públicas, pero sí puede exigirles ciertos conocimientos a la hora de pasar los exámenes estatales.

"Es una gran victoria para los alumnos de Kansas que les va a aportar una visión completa para debatir sobre el darwinismo impuesto por los científicos", opinó Casey Luskin, del Instituto Discovery, el principal lobby norteamericano a favor de la teoría del diseño inteligente, citado por France Presse.

Por su parte, Jack Krebs, profesor y presidente de la asociación Ciudadanos de Kansas por la Ciencia, se manifestó "consternado", y señaló: "No cabe ninguna duda de que quieren dotar a la ciencia de explicaciones sobrenaturales".

Los defensores del diseño inteligente celebraron su victoria y la consideraron el triunfo de "la libertad de expresión". Los oponentes denunciaron el resultado como una "política mezquina" y un "fracaso para la ciencia".

A los estudiantes de los institutos de Kansas se les podrá decir que la vida en la Tierra es demasiado compleja para ser explicada por la evolución darwiniana, un proceso basado en la adaptación a las cambiantes condiciones locales, y que funciona sin necesidad de una mano conductora. Los ataques a Darwin se presentan como "críticas científicas", pero sus promotores buscan demostrar que debe existir un "diseñador inteligente" detrás del proceso evolutivo. Darwin no desaparecerá de las aulas, pero tendrá que convivir con sus alternativas religiosas.

Otros cuatro Estados (Minesota, Nuevo México, Ohio y Pensilvania) ya habían aprobado la enseñanza de análisis críticos de la evolución, pero sólo en términos generales. Kansas va más allá al especificar puntos concretos que, según los nuevos creacionistas, revelan la debilidad de la teoría de Darwin. E presidente Bush entró en la polémica el verano pasado al asegurar que "ambas teorías" deberían ser enseñadas.

"Este es un gran día para la educación. El diseño inteligente enseña mucho más sobre la ciencia", dijo Steve Abrams, el presidente republicano del Consejo de Educación de Kansas. Los miembros del Consejo que votaron en contra acusan a Abrams y sus colegas de introducir la religión en los colegios públicos a través de una ficción de la ciencia. En su opinión, la decisión será mala para la educación y mala para la fama -ya dañada- del Estado de Kansas. "Es un día muy triste, no sólo para los alumnos de Kansas, si no para Kansas en sí", aseguró en The New York Times Janet Waugh, uno de los miembros del Consejo que votó en contra. "Nos hemos convertido no sólo en el hazmerreír de la nación, si no del mundo entero".

El diseño inteligente "no aporta ninguna explicación natural que pueda ser sometida a prueba", dijo el genetista Francisco Ayala. "Es un insulto a la ciencia, a la educación y a la Constitución".

4 nov. 2005

El primer destello

El primer destello

Astrónomos detectaron un débil resplandor proveniente de las primeras estrellas que se formaron en el Universo, informó la publicación científica "Nature".

Estas estrellas, llamadas "Población III", fueron creadas a partir de gas primordial menos de 200 millones de años después del Big Bang.

Los investigadores de la agencia espacial estadounidense (NASA) realizaron el descubrimiento siguiendo la huella que dejaron estas estrellas en el resplandor general de radiación infrarroja disperso a través del cosmos.

Este resplandor general captado por los telescopios, que está compuesto por la radiación emitida por otras estrellas del pasado y del presente, es conocido como Fondo Cósmico Infrarrojo.

Los resultados obtenidos tienen suma importancia porque constituyen la primera evidencia del fin de la llamada "Época Oscura" del Cosmos, período en el que los átomos de hidrógeno y helio todavía no eran capaces de condensarse y encenderse como estrellas.

Distinguir las señales

Las primeras estrellas luego de la "Época Oscura" estaban compuestas, probablemente, por hidrógeno, helio y un poco de litio.

Se cree que en aquel entonces, sus vidas eran más cortas e intensas, porque quemaban su hidrógeno en tan sólo unos pocos millones de años.

El desafío para los investigadores fue enorme. De todo el resplandor emanado por distintas estrellas, tenían que distinguir cuál era el brillo correspondiente al grupo de estrellas primordiales.

"Nos tardamos un año en diferenciar las señales para convencernos de lo que estábamos viendo", le dijo a la BBC el investigador Alexander Kashlinsky, del Centro espacial Goddard de la NASA.

Estrellas gigantescas

Para haber enviado una señal tan poderosa, las estrellas primordiales tienen que haber sido extremadamente grandes, según las conclusiones de la investigación.

"Parecería que las primeras estrellas eran bastante distintas a las que conocemos hoy. Eran como una especie de gigantescas calderas termonucleares, pocas y distantes unas de otras. Creo que ardieron intensamente porque eran muy grandes", precisó Kashlinsky.

Sin embargo, otros expertos manifestaron sus dudas en relación a que el estudio pudo haber dejado fuera de la investigación a galaxias de baja luminosidad.

Richard Ellis, del Instituto Tecnológico de California, Estados Unidos, dijo que "incluso un mínimo error al diferenciar las señales provenientes de distintas estrellas podría conducir a falsos resultados".