1 jun. 2004

El cráneo de un dinosaurio prueba la teoría de separación tardía de Africa

CNNenEspañol.com:

CHICAGO (AP) -- El cráneo fósil de un dinosaurio peculiar, de cara arrugada, descubierto hace cuatro años en una excavación en el desierto del Sahara ofrece nuevas pruebas de que Africa se separó de los otros continentes del hemisferio sur más recientemente de lo que se creía, según científicos.

"Fue una especie de pieza de rompecabezas faltante que sirve para descartar la noción de que Africa se aisló mucho antes", dijo Paul Sereno, un paleontólogo de la Universidad de Chicago que encabezó la expedición a una región desértica de Níger en el año 2000.

"Realmente completa la historia muy convincentemente", afirmó.

El cráneo, encontrado en medio de un tesoro de huesos de dinosaurios del bajo período cretáceo, proviene de un dinosaurio que Sereno llamó Rugops primus, o "primer cara arrugada". El animal carnívoro, cuyo largo está estimado en 10 metros y su antigüedad en 95 millones de años, pertenecía a un grupo de dinosaurios del hemisferio sur llamados abelisáuridos.

Antes de los descubrimientos, los abelisáuridos de ese período habían sido encontrados en Sudamérica, Madagascar e India, pero no se había confirmado la existencia de ninguno en Africa, lo que confirmaba la teoría de que ese continente se separó primero del supercontinente sureño de Gondwana hace 120 millones de años o más. El nuevo fósil, empero, y su estrecho parentesco con un abelisáurido sudamericano, indican que Africa estaba aún conectada con las otras masas continentales sureñas, al menos por un puente terrestre, hace 100 millones de años, dijeron Sereno y los demás autores que cooperaron en su investigación.

Sereno y su equipo estaban acercándose al final de una expedición de dos meses y medio cuando se concentraron en una zona de la remota región del Sahara de Níger. En un período de diez días, desenterraron más dinosaurios del bajo período cretáceo que el total de lo que había sido hallado previamente en Africa.

"Fue como el valle de los reyes, con la diferencia de que los reyes eran dinosaurios", dijo Sereno. Dijo que su equipo también encontró especies de cocodrilos previamente desconocidas y un dinosaurio que aún no ha sido bautizado de unos 20 metros de largo.

"A veces uno se encuentra con la mina de oro", afirmó. "Esa expedición, creo, fue la mejor expedición a la que llevé a estudiantes por cada kilo de descubrimientos".

Sereno, su colega Jack Conrad de la Universidad de Chicago y Jeffrey Wilson de la Universidad de Michigan publicaron la noticia del descubrimiento junto con el hallazgo de una nueva especie de dinosaurio, en la publicación que sale el miércoles de la Real Sociedad de Londres.

Sereno dijo que Rugops probablemente era un animal carroñero que usaba su largo hocico para recoger carroña. Un rasgo extraño del dinosaurio eran dos hileras de siete orificios a lo largo de su hocico, agregó.

"Es la cosa más peculiar", sostuvo. "No sabemos qué salía de allí".

Dijo que probablemente era algo ornamental, tal vez una cresta carnosa.

No hay comentarios: